· 

Marea Humana recomendable estrena 22 de marzo

Una película donde nos muestra la cruda realidad de la migración humana, una desigualdad social o una desestabilidad política  que lleva a la migración de miles y miles de personas a lo largo del planeta: no sólo se trata de llegar a otro país y rehacer la vida como tal, es enfrentar climas extremos así como lidiar con los insectos al dormir en una casa de campaña, los emigrantes más afortunados podrán pagar un coyote que les pueda guiar el camino, pero como en todo siempre hay una doble cara al hacer un negocio con ese tipo de personas.

 

Tanto te pueden dejar encerrados en un tráiler como te pueden quitar la vida enmedio del camino y así ahorrarse la travesía, para que al final llegues al punto más crítico del viaje, estar en la frontera llena de púas militares y perros entrenados que harán lo posible para que no puedas pasar a su territorio.

 

 La Unión Europea al ver tanta migración hizo un acuerdo donde podía regresar migrantes a Turquía a cambio de una cantidad monetaria para apoyar con las necesidades de los refugiados, con opción de darles la oportunidad de visitar Europa sin visado.

 

 La idea de vivir pleno es tener una visa con las comodidades que uno necesite, sin embargo, una guerra o un movimiento social pueden cambiar todo, eventos que pueden durar meses años o décadas, que haces ante el desconcierto social, político y económico, emigrar.

 

 No todo es placentero en un campo de refugiados, la gente en tu llegada, te hablará a través de un tapabocas y con guantes, te tomarán fotos con un número para poder identificarte y tener un control de tu persona, en ocasiones las organizaciones humanitarias pueden ser de gran ayuda, en otras mejor piensas antes de salir de tu lugar de origen al saber que estarás de menor manera posible en otro.

 

 Refugiados de todo el mundo pasan alrededor de 26 años lejos de sus hogares; los campamentos de refugiados en Turquía sólo reciben el 10% DE los desplazados, el resto de las personas sobreviven de las ayudas humanitarias de ongs, permanecen con leyes locales, esto quiere decir que las leyes internacionales de refugiados no los protegen como tal, en un momento dado el gobierno puede  regresarlos a su país de origen;  no sanitarios, no regaderas y tener que caminar un kilómetro en el mejor de los casos para encontrar agua potable y como no hablar de las necesidades a futuro, podría ser hablar de  salud, educación y vivienda digna, pero como podríamos hablar de por decir así "Esos lujos" Si el día a día hay que caminar un kilómetro para encontrar un vaso de agua