· 

Estreno LADY MACBETH - viernes 16 de marzo

En la Inglaterra rural de 1865, la joven Katherine es “vendida” a través de un matrimonio arreglado con el próspero hacendado Alexander, quien le dobla la edad. Este hombre la trata de forma muy fría, con desdén y sin mostrarle un ápice de cariño o amor.

Al sentirse sofocada viviendo en una casa de ambiente opresivo; agobiada por su suegro Boris -quien le exige obediencia y sumisión hacia su hijo-; y prácticamente ignorada por su marido; Katherine no vacila en entregarse a una relación con Sebastian, un trabajador que recién llegó a laborar en la mansión donde vive, y al cual conoce de manera fortuita. Su romance apasionado detona en ella un deseo y fuerza imparables, y la hacen aferrarse a él con dientes y uñas, sin importarle las consecuencias.

 

En 1865 es editado por vez primera Lady Macbeth de Mtsensk (Lady Macbeth of the Mtsensk District), del escritor Nikolai Leskov, una novela corta inspirada en la esposa del malogrado Rey de Escocia protagonista de la tragedia homónima del autor William Shakespeare. En ella se narran los crímenes deKaterina Lvovna, una burguesa en la Rusia zarista del siglo XIX quien se rebela contra las convenciones sociales de su época, lo que la orilla a cometer varios homicidios.

 

Lady Macbeth de Mtsensk llegaría a los escenarios en 1934 de la mano nada menos que del compositor ruso Dmitri Shostakóvich, quien escribe (junto con Aleksandr Preis) una ópera en cuatro actos de dos horas y media adaptando esta obra literaria.

Ya en pleno siglo XXI, la novela de Leskov cae en manos de la dramaturga inglesa Alice Birchquien convence al director de teatro londinenseWilliam Oldroyd de adaptarla para la gran pantalla, en lo que a la postre se convertiría en el largometraje debut de este último.

En el guión, se decide trasladar la historia de la Rusia de los Zares a la Inglaterra victoriana, y situar la acción en la campiña inglesa. “El arranque de la historia es bastante convencional: una mujer de mediados del siglo XIX, que es infeliz en su matrimonio y que tiene un amante”, comenta Oldroyd. “Nos preocupaba que la gente pensase que era otra película inglesa de época, que no se esperase a ver cómo reacciona ella a esta injusticia. El personaje de Katherine no pide perdón ni se calla; no reacciona como una monja, sino que se levanta y lucha por su independencia y decide su propio destino de una manera sanguinaria”.

 

Aunque la rebelión de la joven en contra del universo machista y dictatorial donde se halla cautiva se percibe casi desde los primeros momentos -a partir de ciertos diálogos y sutiles actitudes suyas-, es la aparición de Sebastian y su tórrido romance los que la alientan a sublevarse abiertamente en contra de sus opresores, dando lugar a una radical transformación que es sin duda lo más sobrecogedor de la trama, sobre todo porque el espectador ha desarrollado ya en los primeros minutos una íntima empatía hacia Katherine, la cual paradójicamente no disminuye aún tras verla cometer acciones cuestionables y actos abominables, sino por el contrario. Como explica Florence Pugh, actriz quien encarna a la protagonista principal: “Vemos a una chica inocente convertirse en alguien capaz de hacer cosas monstruosas. Pero aunque haga cosas malas, quieres que se salga con la suya”.

 

Lady Macbeth fue lanzada en una presentación especial celebrada dentro de la edición 41 del Festival Internacional de Cine de Toronto y este viernes 16 de marzo será estrenada en nuestro país a través de Cinépolis Distribución.