¿CÓMO INFLUYE EL MAQUILLAJE EN TU BIENESTAR?

Parece fácil olvidar que nuestro cuero cabelludo es parte fundamental del bienestar de nuestro cabello y no solemos prestarle la atención adecuada sino hasta que se nos comienza a caer el cabello o sentimos irritación, picores, etc…

 

Para muchas personas el cuero cabelludo constituye una zona sensible de manera permanente, mientras que para otras este problema solo aparece de manera esporádica.

 

¿Las causas?

El clima, permanentes, coloraciones frecuentes o mal aplicadas, cuidados capilares inadecuados; aunque también puede estar relacionado con nuestra fisiología o el estrés y las tensiones también pueden perturbar el equilibrio de la piel y de nuestro cuero cabelludo.

 

Igual que la piel, el cuero cabelludo está cubierto por una capa protectora; imaginemos que es como un muro de ladrillos y que cada uno de éstos es una célula de la dermis, el cemento entre los ladrillos serían los lípidos y las agresiones externas pueden dañar parte de este cemento; por lo que nuestra barrera se fisura y la humedad se escapa dando acceso a sustancias ajenas que pueden llegar a ser nocivas y por ello el cuero cabelludo se irrita y reacciona con picores, rojeces o caspa.

 

¿Pero si esto nos está pasando… que hacemos? Sigue leyendo pues te damos algunas recomendaciones:

 

Lava tu cabello a diario pero con un shampoo muy suave y estiliza tu cabello con cremas para peinar, aceites y ceras.

 

El aire caliente y el aire acondicionado en verano ponen a prueba al cuero cabelludo. Durante esta época, los shampoos, acondicionadores y mascarillas hidratantes hacen maravillas sobre tu cabello y cuero cabelludo pues reconstruyen su hidratación, sin cargarlo de lípidos excesivos que apelmacen el cabello, sobre todo si tu cabello es delgado.

 

Si la picazón persiste puede indicar la presencia de hongos, por lo general el cabello graso es muy sensible a su aparición, así que no dudes en iniciar el uso de un shampoo para el control de la caspa y acudir a tu dermatólogo si no mejora la condición.

 

Un masajito de cinco minutos a tu cabeza promueve la circulación y puede repartir oxígeno y nutrientes que estimulan a las células del cabello para acelerar el crecimiento.

 

Si tu cuero cabelludo presenta irritaciones y caspa, evita la secadora, la plancha y las tenacillas durante un tiempo, pues éstos desprenden mucho calor y resecarán aún más tu cuero cabelludo.

 

Los cepillos de plástico y metal pueden irritar el cuero cabelludo sería mejor utilizar cepillos con cerdas naturales.

 

Estos son algunos consejos de cuidado para tu cuero cabelludo, consiéntelo y cuídalo si quieres tener un cabello hermoso, que crezca saludable y sobre todo utiliza productos adecuados y confiables, no te arriesgues en el mercado informal. ¡Cuida tu belleza y saca lo mejor de ti!